• Facebook - círculo blanco
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube

Banda Sinfónica de Córdoba | © Copyright 2019

Más de un centenar de músicos crean la Banda Sinfónica de Córdoba

Actualizado: 15 de feb de 2019

Luis Miranda

ABC-Córdoba // 19 de agosto de 2010



Hasta este momento, los jóvenes que se estaban formando en el Conservatorio de Córdoba no tenían más que dos caminos para mostrar sus conocimientos o su destreza en la interpretación: algunas de las formaciones de carácter «amateur» que ya funcionan y la Orquesta de Córdoba, cuyo nivel de exigencia es muy elevado.

Faltaba un paso intermedio, semiprofesional, que diera salida a la formación de quienes cursan el Grado Superior y desean mostrar en público el nivel de su interpretación, y acaba de nacer. Se trata de la Banda Sinfónica de Córdoba, una formación pionera en la ciudad que viene a cubrir un hueco en la ciudad.


Un grupo de alumnos del Conservatorio Superior de Música Rafael Orozco dio en diciembre pasado los primeros pasos para su creación y el 17 de enero se celebró su primer ensayo. Más de un centenar de intérpretes la conforman, casi todos ellos jóvenes que apenas superan los veinte años. Como corresponde a una banda sinfónica, en ella se integran violonchelos y contrabajos junto a los instrumentos de viento y percusión.

Su presidente, el joven oboísta Francisco José Moreno, explica que los comienzos de esta banda no están siendo precisamente fáciles por la falta de ayuda que están encontrando para poner en marcha su proyecto cultural. De hecho, a pesar de haber llamado a varias puertas, en la actualidad se ven obligados a ensayar en Adamuz, donde el Ayuntamiento les ha cedido un local en el Hogar del Jubilado.


Allí ofrecieron su primer concierto, con un programa basado en obras de gran repertorio, como las oberturas «1812» de Tchaikovsky; «Guillermo Tell», de Rossini, y «La fuerza del destino», de Verdi, además de un movimiento de la «Sinfonía número 5» de Shostakovich.


Exigencia


Forman parte de una de las señas distintas que el director, Juan Manuel Marat Pomar, trombonista de la Orquesta de Córdoba, quiere imponer en el trabajo de la banda, que exigirá, según sus promotores, «el 150 por ciento de cada uno». «Queremos formarnos el máximo posible y aprender mientras actuamos y ensayamos», declara Álvaro Revuelta, otro de sus miembros, que insiste en el carácter nada lucrativo de la iniciativa.

La formación mira al pasado para poner como ejemplo a la Banda Municipal de Córdoba, desaparecida en 1986 tras 130 años de trayectoria acercando la música a toda la sociedad, y que dejó un grato recuerdo entre muchos ciudadanos. Su ejemplo actual está en las grandes bandas valencianas. Con una de ellas, la de Burriana, mantiene un intercambio que culminará cuando su director, Juan Luis Tur, tome la batuta como invitado durante el próximo concierto de la nueva formación.


Para él, apuntan sus promotores, se ha preparado un ambicioso programa que incluye «La consagración de la primavera» de Stravinski y «El sombrero de tres picos» de Manuel de Falla. Su repertorio mirará a los pasodobles y zarzuelas, característicos de las bandas, pero también a obras contemporáneas creadas especifícamente para formaciones de viento y a piezas del gran repertorio sinfónico. No tocará en procesiones, al contrario que el resto de bandas de la ciudad, porque el deseo de sus promotores es que los músicos «crezcan» por encima del techo que suelen tener las vinculadas a hermandades.

Su talón de Aquiles es la falta de apoyo de las Administraciones, que no han querido conocer su proyecto y que tampoco les han facilitado las cosas para actuar en Córdoba. «Con un local donde ensayar podríamos actuar al menos cinco veces al año de forma gratuita», apuntan, aunque insisten en que pocos locales cerrados tienen escenarios para una banda de más de cien músicos.

5 vistas
Menú azul.png